Sala de Prensa
Usted está en:  Portada  > Sala de Prensa
Lunes, 29 de enero de 2018 
Canciller Muñoz en acto de reparación de Gabriela Blas: “Chile no puede repetir los errores y debe ser capaz de construir la sociedad más justa”
Comparte :

Imagen foto_00000001

El Ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, asistió al acto de reconocimiento de responsabilidad del Estado por el caso de Gabriela Blas y C.B.B., ambas mujeres de etnia aymara. Ello tras llegar a un acuerdo de solución amistosa frente al caso tramitado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por la vulneración de sus derechos.

La ceremonia, que se realizó en el Gran Salón de la Cámara de Diputados, estuvo encabezada por el Canciller Muñoz quien señaló que "la única reflexión posible es que Chile no puede repetir los errores y debe ser capaz de construir la sociedad más justa, más inclusiva, y -sobre todo- más consciente de la necesidad de incorporar en todos los ámbitos de la vida social el respeto por los derechos humanos y libertades fundamentales, que tanto hemos anhelado". Agregó que "este acto pretende contribuir de alguna medida a ello, así como a la reparación a la Sra. Gabriela por los daños sufridos".

Imagen foto_00000003

Asimismo, indicó que hay mucho por hacer en nuestro país. "La discriminación, el abuso, siguen existiendo, por el color de la piel, por la vestimenta, por la manera de hablar, por los apellidos que heredamos", enfatizó.

Al acto asistieron también el Ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza; la Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual; el Presidente de la Corte Suprema, Haroldo Brito; y la Subsecretaria de Derechos Humanos Lorena Fries, entre otras autoridades.

Imagen foto_00000002

El caso se remonta a julio de 2007, cuando Gabriela Blas sufrió el extravío de su hijo mientras realizaba labores de pastoreo en un sector aislado del altiplano al interior de Arica. Al denunciar el hecho fue detenida, sometida a interrogatorios y acusada injustamente sobre su participación en la pérdida y muerte de su hijo. Incluso, en un segundo juicio se le aumentó la pena. Asimismo, y mientras permanecía en prisión, su otra hija fue entregada -sin su autorización- en adopción internacional, siendo desarraigada de su cultura y de su familia de origen. En junio de 2012, la Sra. Blas recobró su libertad, gracias al indulto presidencial que le rebajó la pena a la mitad.

En febrero de 2013 se denunció al Estado de Chile por vulneraciones de sus derechos y de su hija, establecidos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Además, por vulneración, en el caso de Gabriela Blas, de los artículos 7ª y b y 9 de la Convención de Belem do Para.