Política Exterior
Montañas
Comparte :

 

¿Por qué importan las montañas?

Las montañas tienen gran importancia en el acopio y almacenamiento del elemento más importante para la vida en la Tierra: el agua dulce. Los ríos y arroyos que bajan de las montañas son nexos vivos que comunican a las comunidades de las montañas con las de las tierras bajas. Más de la mitad de la población del mundo depende del agua dulce que llega de las montañas y muchos factores diversos pueden dañar o envenenar este recurso vital de la vida. Todos sufren las consecuencias. Asimismo, las montañas son depósitos de diversidad genética que contribuye a alimentar al mundo.

 Sin embargo, estos valiosos ecosistemas se encuentran en peligro de degradación debido a una serie de factores. Cuando se talan los bosques de las montañas en forma insostenible y se deforestan extensas superficies para dedicarlas a la agricultura, la ganadería o la minería, el agua que suele llegar a las cuencas hidrográficas corre sobre laderas desiertas. La erosión que se produce transforma el suelo de las montañas y pueden producirse aludes, deslaves e inundaciones. Con la pérdida del suelo fértil y de los bosques los ríos comienzan a sedimentarse y especies raras de vegetales y animales pueden correr peligro de extinción.

Tal degradación ambiental a menudo se traduce en el incremento de la pobreza y el hambre para los pobladores de las montañas, que ya son de las personas más pobres y que más hambre pasan en el mundo. Al escasear los recursos pueden surgir conflictos por su aprovechamiento. Muchos hombres, mujeres y familias se ven obligados a emigrar a las ciudades de las tierras bajas. Las comunidades de las montañas se desintegran y desaparecen culturas enteras e idiomas.

La demanda cada vez mayor de agua, las consecuencias del cambio climático, el aumento del turismo, las presiones de la industria y la agricultura en un mundo cada vez más globalizado, son algunos de los desafíos que afronta el desarrollo sostenible en las regiones de montaña.

La creación de una nueva conciencia acerca de la importancia de proteger estos ecosistemas llevó a Naciones Unidas a declarar el año 2002 como el Año Internacional de las Montañas con el objeto de crear un mayor compromiso y voluntad a nivel global para avanzar en la causa del desarrollo sostenible de las montañas.  A partir de entonces, la Asamblea General declaró el 11 de diciembre como el «Día Internacional de las Montañas» (Resolución 57/245).

 

Chile y sus montañas